La diversidad se refiere a la inclusión de cualquier persona sin importar su género, nivel socioeconómico, religión, etnia o discapacidad, en la plantilla de empleados de una empresa.

A pesar de que vivimos en sociedades diversas y globalizadas con mucha riqueza cultural, a veces esta no se ve en las compañías.  Según un estudio de la Fundación Diversidad, solo la mitad de las instituciones existentes en España consideran prioritaria la diversidad en sus empleados, lo que hace que no haya una representación justa de mujeres, personas de clases sociales desfavorecidas, colectivo LGBTI+ y grupos étnicos y religiosos variados en los distintos organismos de la sociedad.

La diversidad como valor añadido

Cuando hay diversidad en la plantilla de una empresa, ésta tiene un valor añadido porque el equipo se vuelve más inclusivo y se muestra más competente, al representar mejor a la sociedad actual, en comparación con los que no poseen la misma pluralidad.

En ocasiones, la diversidad surge tras crisis económicas, fusiones, cambios en el negocio, casos de corrupción… Y con el paso de los años, esto va haciendo que las empresas aprendan que ya no hay un prototipo único de empleado, como creían durante los años 80 y 90. Otras, se consigue con políticas de igualdad de oportunidades y de inclusión social.

Beneficios de la diversidad empresarial

Según estudios realizados por Mckinsey and Co., el beneficio económico es superior en empresas con diversidad en sus puestos ejecutivos, siendo de entre 15% a 25% más en las empresas con diversidad de genero y de entre 30% a 36% más en empresas con diversidad étnica.

Además de este beneficio económico, hay otros muchos con la implementación de la diversidad en el mundo empresarial:

  1. La variedad social en el trabajo ayuda a alcanzar los objetivos empresariales de manera más eficiente.
  2. Mejora el ambiente laboral porque las empresas están más abiertas al diálogo, consiguiendo más confianza en sus empleados.
  3. Hace a la empresa más atractiva para los nuevos talentos.
  4. Crea fidelidad entre sus empleados, ya que al tener la oportunidad de ser los representantes de sus grupos se sienten comprometidos con la empresa y expresarán más satisfacción en ella.
  5. También, se eleva la productividad. El personal está más motivado a realizar bien su trabajo.
  6. Se fomenta la innovación, ya que traen nuevas ideas, atractivas para sus clientes.
  7. Las empresas con diversidad son más competentes porque tiene mejor representación de la sociedad actual.
  8. Conocen mejor a la clientela y las necesidades el mercado.
  9. Las empresas se adaptan fácilmente a los cambios.
  10. Se eliminan los prejuicios.

¿Cómo poner en práctica una buena gestión de diversidad e inclusión en tu empresa?

Si te gustaron los beneficios expuestos anteriormente sobre la diversidad y quieres darle la bienvenida en tu empresa, te planteamos acciones a realizar:

  1. Alinear la estrategia de la empresa con los objetivos de diversidad y cuantificar éstos para poder medirlos y revisarlos.
  2. Motivar el ascenso a puestos de liderazgo o de alta dirección a estos grupos en la empresa.
  3. Tener un política de cero tolerancia al maltrato hacia estas minorías.
  4. Crear políticas internas de selección de personal que aseguren la igualdad de oportunidades tanto en contratación, como en remuneración y promoción.
  5. Animar  la participación en decisiones la empresa, motivando a la plantilla, y en especial a los integrantes de grupos minoritarios, a aportar ideas, así como evaluar su satisfacción sobre el ambiente laboral con encuestas periódicas.

También, de forma particular, puedes realizar prácticas inclusivas en tu día a día a favor de la diversidad, ya que no es necesario tener un puesto de dirección o de liderazgo para fomentar la inclusión. Puedes seguir estas pautas, para asegurarte de que estás acogiendo a todo el mundo en tu entorno laboral.

  1. Escuchar las opiniones e ideas de todos tus compañeros de trabajo
  2. No ser participe de actos discriminativos
  3. Denunciar y reprender las acciones de discriminación y maltrato cuando las presencies
  4. Apoyar las acciones acertadas de las distintas personas de tu equipo diverso para promover su crecimiento en la empresa
  5. Votar por mujeres y personas de colectivos minoritarios para ascensos y puestos de representación
  6. Ser imparcial al seleccionar a alguien para trabajar contigo

Todos y todas podemos colaborar para que nuestro mundo laboral sea más justo, más satisfactorio y más eficiente.

¿Conoces las iniciativas puestas en marcha en tu empresa? Cuéntanoslo en los comentarios.

Y si quieres recibir estos artículos en tu email, regístrate aquí y confirma tu suscripción con el email que recibirás.