Nos despedimos ya de este año tan diferente, que ha tenido tanta contención y tanta tristeza. En él, nos ha tocado adaptarnos a muchos cambios, bajar el ritmo y mirarnos dentro.
Como cierre y despedida del año, te proponemos un breve ejercicio:
  • ¿De qué sientes orgullo de cómo lo hiciste en este año?

 

  • ¿Qué harías diferente, con lo que sabes ahora?

 

  • ¿De qué estás agradecido?
Espero que el año que viene podamos disfrutar de todo lo aprendido y que nos podamos volver a abrazar pronto.